Capitán Kronos, cazador de vampiros (1973).

5

El guionista Brian Clemens venía de petarlo con su serie Los Vengadores (la del tipo del bombín, no la del escudo de las barras y estrellas). El género de terror en los Estados Unidos se abría a nuevas fórmulas que dieron como resultado películas de la talla de La noche de los muertos vivientes o La semilla del diablo, y los vanos intentos de la Hammer por actualizarse solo habían producido un montón de películas con chicas ligeras de ropa y el traslado de Drácula a la actualidad (del que hablaremos en futuras entradas). El estudio vio en Clemens la posibilidad de encontrar un nuevo rumbo, fruto de cuya unión nació la interesante Dr. Jekill y su hermana Hyde y esta Capitán Kronos, cazador de vampiros (Captain Kronos, Vampire Hunter).

El mayor aliciente de film, es la mezcla de géneros entre terror, película de espadachines y western (lo que se aprecia también en la partitura llena de trompetas de LaurieJohnson), quedando el resultado final más cercano a la acción y aventuras que al terror. Cabe destacar algunas secuencias de indudable belleza y diversión, como un duelo de espadas entre Kronos y una multitud de aldeanos digna de una película de samuráis (la espada del cazavampiros es una katana, anticipándose al marvelita Blade), y la escena en la que tortura a su amigo Marcus, infectado de vampirismo, para hallar la fórmula con la que exterminar a los vampiros. Seguramente el momento más recordado sea aquel en el que Kronos oculta sus ojos tras su sable, haciendo que los poderes hipnóticos de la vampiresa reviertan sobre ella misma al verse en el reflejo. Esta cualidad de los vampiros para contemplar su reflejo no es la única que reescribe el film sobre el mito clásico. Por ejemplo, el vampiro (del que descubrir su identidad será el motor de la película), es capaz de moverse a la luz del día, se alimenta a través de un beso, marchita las flores a su paso y hace cosas tan curiosas como resucitar ranas muertas al pasar junto a ellas, método que utilizará el divertido ayudante de Kronos para constatar la presencia de un vampiro en la zona.

kronosSalvo por un ritmo irregular, con momentos en los que la historia se ralentiza perdiendo interés, la incursión de Clemens en el género vampírico es un entretenimiento más que destacable y digno de ser revisitado. Da la sensación de que autor y estudio pretendían crear una franquicia en la que el film funcionase como episodio piloto. Una pena que nunca pudiésemos llegar a verlo (aunque el personaje tuvo cierta continuidad en el comic de la colección The house of Hammer).

La interpretación plana de Horst Jannson no ayudó a elevear la calidad general del film, pero a cambio podemos deleitarnos con la bellísima Caroline Munro, mi “chica Hammer” favorita, que dentro del género vampírico y con el estudio inglés repetiría en Dracula 73, y que volverá a lo largo de este 2015 en Vampyres.

Los amigos de la Hammer han colgado en su canal de youtube la película completa (en su versión original, claro).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s