El amante sangriento (1988)

8

Esta segunda parte, dirigida directamente al mercado doméstico, aparece tan solo un año después de Turno de noche. A pesar de llevar el número 2 en su título original (The Understudy: Graveyar Shift 2), de repetir su director/guionista y su actor principal, no se trata de una secuela, sino de una historia completamente nueva (o de la anterior recauchutada). Lo que debía ser una peli de terror barata para consumo en videoclubs, acaba en un batiburrillo entre vampiros y El color del dinero regado de diálogos grandilocuentes.

Read More

Anuncios

Turno de noche (1987)

9

Jerry Ciccoritti firma esta cinta canadiense con espíritu de saldo de videoclub ochentero. Al igual que su secuela, El amante sangriento, entra en la lista por los pelos. Razones para quedarse fuera no le faltan: interpretaciones chungas, un guion lleno de lugares comunes, una dirección y un montaje que flojea en ocasiones, y un acabado que le hace parecer desfasada incluso a su tiempo (¿me lo parece a mí, o eso le pasa a casi todas las producciones canadienses de la época?). Pero si hay algo cierto, es que el tiempo suele tratar mejor a los productos imperfectos como este, que a otros trabajos más formales. Todos estos defectos no dejan de tener hoy cierto encanto kitsch, lo que sumado a sus incuestionables virtudes, la convierten en una cinta reivindicable.

Read More

Jóvenes ocultos (1987)

La propuesta original de Jóvenes Ocultos era mucho más infantil, entroncando con Los Goonies de Richard Donner, quien debía ponerse también tras las cámaras de esta. La pre-producción se alargó mucho en el tiempo, y Donner lo abandonó para encargarse de Arma Letal, con lo que el proyecto fue a parar a manos de Joel Schumacher. El director había tenido bastante éxito con su anterior película, St. Elmo, punto de encuentro (St. Elmo’s fire, 1985), que junto con El club de los Cinco (The beakfast club, 1985) conforma los pilares fundamentales de lo que se conoce como cine del brat pack. Schumacher decidió, con muy buen criterio, llevar el guion de Jóvenes ocultos a ese género post-adolescente que ya había demostrado dominar. Otro de los aciertos del film es la mezcla de géneros entre horror y comedia. Schumacher volvía locos a los productores con este asunto, llegando a temer en más de una ocasión que le arrebataran el proyecto de las manos. Dos años antes, tenemos un par de referentes con las también vampíricas Noche de Miedo (Fright Night, 1985) y Vamp (1986), aunque para ser justos, tanto estas dos como Jóvenes ocultos, son realmente deudoras de la clase de comedia terrorífica que Landis propuso en Un hombre lobo americano en Londres (An American Werewolf in London, 1981).

Read More

Besos de vampiro (1989)

4

Besos de vampiro es una pequeña película de culto que vuela por encima de su presupuesto e intenciones, gracias a dos de los talentos que participan en ella: El guionista Joseph Minion y el del actor Nicolas Cage.
Minion es un tipo que cuenta con una filmografía paupérrima pero con dos grandes joyas en ella. Este Vampire’s Kiss y la redonda Jo, qué noche (After Hours, 1985).

Read More